lunes, 29 de octubre de 2007

Un detalle, una aclaración y una realidad.

Retomo y amplío, algo que mencioné en un post anterior como detalle, pero en sí mismo, revela la real baja catadura de la dictadura.
Una bandera, un escudo y un himno, no son símbolos de un presidente o gobierno, es de un pueblo en un país. El oido cerval del dictador desde siempre hacia EEUU, le ha llevado a extremos como el de perseguir a quienes usan, ya sea como vestuario, logo o imagen, la bandera, el escudo o los símbolos patrios de EEUU. De hecho, está prohibido exhibirlos en las instituciones del estado, todas, no existe la propiedad privada, existirá; en las escuelas, centros culturales, etc. Incluso, es mal visto en los sitios públicos por los violentos e intolerantes sostenedores de la dictadura, los que conociendo la impunidad de la injusticia gubernamental, no dudan hasta en agredir a quienes muestran algún símbolo patrio de EEUU, no importa si es la bandera, el escudo o caulesquiera símbolo que representen a esa nación americana.
Quisiera aclarar, nuevamente, y de paso desmentir a la dictadura, que los cables de banda ancha, los T1, los cuales llevan Internet de un lado al otro del Atlántico y que pasan por las costas cubanas, son de empresas CHINAS, esto y realmente hastiado de la bobería del bloqueo y la otra de Chávez con su cablecito de allá a aquí, ya el cubano tuvo suficiente perorata con la verborrea dictatorial que tuvo que dispararse por más de 40 años, para sentarse a escuchar una mas rrea aun que aquella, con el tonto nombre de "Aló presidente", quien no quiere el Internet para los cubanos, es la dictadura, quien quiere un cable para mandar bobería acá es el pimpollo de dictador de Chávez. Es el dictador quien bloquea al cubano y sus derechos.
Luego de escuchar no ya a los de la izquierda putrefacta mundial, sino, también, a los educados europeos con su cultura de milenios, hablar pestes de EEUU, me gustaría repasar algunas realidades, para los incautos o los mal intencionados. Lleva EEUU, más de 200 años como país, ha recibido y recibe refugiados de innúmeras nacionalidades, ya sea por huir de la derruida economía en sus países, dictaduras y otras desgracias que se abaten en sus respectivos países; ha acudido en ayuda de los propios europeos en la Segunda Guerra Mundial y luego de esta para restañar los daños; ha visto como se ha derrumbado la ficticia Unión Soviética, cooperó en llevar a muchas de las potencias primermundistas de hoy en la tecnología y otros campos del saber humano al lugar en que están, aun, la misma China; su arte es cosmopólita y gusta en muchos lugares precisamente por esto; entonces, que señalan estos críticos, la paja en el ojo ajeno, no, más bien se me parecen a la persona que permite entrar en su corazón las bajas pasiones y adversos sentimientos a la persona u obra buena; a quien ve a alguien en mejor estado o condición, y mientras le sonrié y saluda, reza por el tropiezo del agraciado; a quien no reconoce el mérito ajeno por no tener el propio para mostrar; a quien mira delante de sí, para buscar la falta que echar en cara, no para recordar la virtud mostrada de quien tiene ante sí. Y se es malo y se hace malo a otros de pocas luces en detrimento propio, cuando se actúa de tal manera. No es correcto, no está bien. Pensemos mejor, en ser como lo bueno que debe ser, no por parecernos, sino por ser lo bueno que debemos ser.

1 comentario:

El loco dijo...

Hola, un gusto haber descubierto tu blog y leer algunos de tus más recientes post. En referencia a este último estoy de acuerdo contigo, a pesar de no saber mucho de la realidad cubana, igualmente pienso que de Usa podríamos aprender lo bueno que tiene un país como ese, sin criticar lo obvio, en cuanto a la vestimenta jamas usaría ni una franela con el escudo de otro país que no sea el mío, pero eso es más por manía que por otra cosa.
Seguiré pasando por aquí con frecuencia y por otros blogs cubanos que descubrí como el de Generación Y...
un gran abrazo desde este país que anda muy triste "Venezuela" y ya debes saber de sobra las razones...
Saludos