lunes, 21 de septiembre de 2009

Vanidad de vanidades.

¿Qué país respetará los tratos, contratos o derechos de extranjeros cuando a los propios se los niega?, ninguno, mucho menos aun en la dictadura mas feroz y brutal que le pueda tocar a país alguno, la disfrazada de izquierda, como dato curioso, es tanhábil en el disfraz, que matando y persiguiendo más personas y aterrorizando más tiempo, una encuesta arrojaría que la mayoría considera las dictaduras como las de Pinochet y otros gorilas de América peores.
Un par de días antes, dictaba las reglas de manera solapada para el concierto atraves de la televisión: no ir desde las 9 am, usar las entradas, ¿entradas en un espacio público, abierto?, habilitadas para acceder a la plaza. Aun en la pequeña debilidad demostrada al aceptar condiciones para el concierto, trapisonda aupada por Silvio Rodriguez, Amaury Pérez, ver para creer, el gato se muere y ya los ratones se preparan para demostrar que rasgaron sus vestidos con los demás, incluso osan disentir en público en una televisora de Miami, cosas veredes, a ese ritmo, tendremos a estos camaleones de distinto color al que hoy exhiben cortesanos de los futuros políticos; retomando, la debilidad de aceptar la no alusión, inclusión del tema político en torno al concierto, ha cambiado el estilo, ahora aceptan para luego hacer según su revereconsultívera gana.
Existen dos visiones del mismo suceso, como ocurre a menudo, la una, la pública o de los medios; la otra, la de quienes asistieron y vivieron el concierto. Mientras la dictadura, propio de ella, ahora avienta la "victoria" al mundo, otros ven en frases y estrofas, desafíos a la dictadura por parte de los cantantes, no existe la justicia cuando de los cubanos se trata.
Yo, escribo la vivencia con mi particular opinión, no necesariamente la de parte o toda la opinión, como es natural. Hoy lunes, no somos más libres, ni estamos más cerca de la democracia que antes del concierto, de hecho, la represión arrecio vísperas del concierto, este se desarrolló como esperaba la dictadura, con amagos y una valentía propia de artistas, de cine en las películas. Como demuestra lo sucedido, no añade ni quita sustancialmente el concierto a quienes lo hicieron con el propósito de acercar o aproximar a los cubanos a la realidad cotidiana de los países en democracia. Mientras en el público se reflejaba el descontento, con escenas como la muchedumbre coincidiendo con el deseo de la cantante Cucu en volar lejos de este lugar, es mucha menor expresión de rebeldía que la muchedumbre en otros espectáculos nacionales, que incluso han terminado con el cantante preso. Incidencias esperadas, la toma de la cámara del asesino Guevara mientras Juanes hablaba de paz, libertad y amor; el numeroso grupo alrededor del escenario cubriendo hasta los 100 metros, los hay especulando que quienes del público intentaban acercarse eran "desmayados", intrascendente entre los desmayos reales por el calor y creíble conociendo el paño. Como esta otra incidencia, que el tiempo arrojará luz sobre ella, pero queda en la nebulosa; el abanderado que fue retirado intempestivamente del escenario, mi versión, es uno del personal puesto por la dictadura en los 100 metros más cercanos al escenario, que mientras pasaban la bandera pedida por Juanes al público, subió al escenario para tener su minuto de fama, Juanes siguió el guión improvisado, aceptando el cambio, pero los agentes represivos, tomados por sorpresa y desconocedores de como iba a desencadenarse el asunto, bien por Juanes o el joven atrevido, cortaron por lo sano, retirando de manera intempestiva al joven, tradicionalmente, en conciertos normales, los artistas llaman a alguien del público y los encargados de la seguridad, destinados a cooperar y proteger al artista, dan vía a la persona o personas solicitadas cuidando de mantener en orden la multitud, luego, el mismo artista decide como se desarrolla la escena, dando gracias a la persona llamada y terminando de manera cortés el suceso. Probablemente, pase sin mayor trascendencia medíatica y sin otro hecho digno de atención, pero quienes sufrimos esta dictadura, la vimos actuar y desplegarse según su beneficio.
Decía y afirmo, que el tal concierto no era ni es apropiado; concurren aquí, para ejemplo, la diferencia con digamos Air Supply, que en su descargo, eran artistas australianos ajenos al sufrimiento del pueblo cubano, pero quienes asistieron y no eran tradicionales sostenedores de la dictadura, sabían y saben las penurias, viven en Miami, donde llegan algunos cubanos que huyen de la isla, donde llgean también, restos de personas y embarcaciones, donde a diario, las noticias de Cuba son de más represión, más miseria, más peligro de ir a la carcel, solamente por pensar diferente, por expresar una versión contradicente de la oficial, es decir, cometieron el concierto con premeditación y alevosía.
Sobre la asistencia, fue baja, para un pueblo falto de opciones, era mi creencia que asistirían 4 o 5 millones, porque le pregunto a quienes se conmovieron por la multitud, ¿si existiesen espectáculos como el Cirque du Soleil; conciertos de Willi Chirino, Gloria Estefan, Daddy Yanqui, Hector el Bambino, etc, McDonalds, pizzerías, discotecas, bares, restaurantes, cines con películas de estreno apetecidas por multitudes, etc? ¿fueran tantos los asistentes?. Faltos de opciones, los cubanos irían a ver aun, al ganador de la frambuesa en la música.
Ver a Olga Tañón caer en la trampa de las escuelas musicales, es una ironía, cuando alguien como Olga Tañón, viviendo en libertad y sin censura, se percataría como otros, que la múscia se fue de Cuba recién estrenada la dictadura; hoy sobreviven los persistentes, quienes van a ser escuchados porque son la memoria y recordar, ¿no es volver a vivir?, no porque sean únicos o excelsos, existen extremos como el Buena Vista Social Club, una expresión de aquellos que quedaron, no la excelencia que partió, y al momento del boom del Buena Vista, la mayoría tenían al lado sentada a la Parca. Nada como la música para conocer cuan libres se es; no admite la música cortapisas o remedos, reglas o leyes, cárceles o encierro, es la expresión de libertad del hombre, y hablo de la música de todos y para todos, la que la mayoría disfruta y se complace en ella, la de moda o puesta de moda, esa música, popular, que no es de minorías, de cultos o incultos, es de pueblo, de gentes, no vive en esta dictadura, no llenará calles ni plazas, se fue, partió a vivir como único puede hacerlo, en libertad.
Prohibir a Olga Tañón no cantar de y a, la mujer más cubana que ha parido este planeta, Celia Cruz, era ofensa suficiente para empacar y retirarse.
Ni tardo ni peresozo el cubano de a pie descalifica al integrante de Orishas, en un arranque de tontería, dice a la televisión cubana que el no quiere vivir en los antiguamente exclusivos barrios de los afortunados y hoy lugar de residencia en su mayoría de la cúpula dictatorial y su claque, Vedado o Miramar, el prefiere su pueblo, claro, dicen los cubanos, como tú estás sólo 2 o 3 meses aquí, con todos los lujos y las comodidades, luego partes a París, no vives realmente en Cuba.
La historia, arrojará luz cuasi definitiva al suceso, sirva de ejemplo y enseñanza a todos, incluído yo, que he aprendido, que cuando los que saben y conocen, lo han sufrido y vivido, te dicen no lo hagas, no lo hagas.

7 comentarios:

Andres Felipe dijo...

Vos sos un tremendo resentido, de
esos obscuros y lugubres que terminan por suicidarse, y hasta mejor!!!
De lo bueno no sacas nada, se te murio el canario de la ilusion y claro el otro tambien.
Como vas a irte lanza en ristre contra un simple acto de musica?
Que seria bueno para vos: otra reunion de discursos largos y llenos de verborrea?
Nada, nunca leo tu blogsito, pero listo nunca mas por estos lados.

Karamchand dijo...

Asumo que no conoce Cuba o a la dictadura, también puede ser que sea de quienes la sosrienen y apoyan por desconociemiento de la realidad cubana, en cualquier caso, le agradezco por su comentario y por supuesto, es libre de no regresar al blog, quizás ni debió tomarse la molestia y el tiempo, del que dispone abundantemente para arremeter contra una opinión.

Anónimo dijo...

Te entiendo perfectamente porque soy cubana. Ese argentino no sabe lo que hablas. El no conoce lo que es ser cubano y vivir en Cuba. Creo que en lo practico el concierto fue solo un concierto de unos artistuchos que se beneficiaron con la propaganda. Despues del concierto Cuba sigue igual sin cambios y sin libertad.
Hablando en materia abstracta, se pudiera decir que abrio el apetito por saber de estos y otros artistas que no se conocen en la isla/ prision. Me alegro por los cubanos que asistieron y que al menos por unas horas lograron escapar de la pesadilla cotidiana que es vivir en Cuba. Atribuirle otra cosa me parece que es exagerar.

Saludos,

Cubanita

Anónimo dijo...

Pocos comentarios en sobre sus palabras. En verdad su analisis es pobre y sesgado.
No todo el que no comparte sus ideas está a favor de la dictadura, eso es una falacia que han inventado para no argumentar.
Muchos conocemos de cerca la realidad cubana y sentimos profunda admiracion por muchas cosas asi como lamentamos que dispongan de pocas herramientas para reformar ese regimen anticuado que los encierra. De todas formas ver el enemigo hasta en actos de diversion no deja de ser una señal de la paranoia a la que sus dirigentes los han encausado. Animo, es usted valiente al intentar protestar, es su derecho, permita a otros protestar tambien.

Anónimo dijo...

Para usted todo el que comenta aqui es un desocupado? que esperanzas...

Karamchand dijo...

Hablo de mis vivencias, y reflejo en las palabras ellas. Quizás no este en lo correcto, pero el tiempo enInternet es tan importante, que muchas veces por la lentitud de la conexión y otras dificultades, omito escribir o postear algo, asumo, quizás equivocadamente, que si alguien arrostró las molestias, como parece ser de su post, de escribir para dejar constancia de que no regresa a leer el blog, es porque dispone de tiempo, tiempo suficiente para notar y anotar su molestia. He leído de casi todo en Internet, mentiras y verdades, opiniones afines y contrarias a mi forma de pensar, las más de las veces, paso por alto emitir criterio entre otras cosas, porque para que perder el tiempo en rebatir una creencia a todas luces firme. Gracias por sus comentarios a todos.

Anónimo dijo...

Solo los que vivimos esa dictadura, sabemos y coincidimos con le que cuentas en tus blogs. Es muy comodo para esos simpatizantes y excusadores de la "revolucion cubana" tratar de ningunear a cualquiera que este en contra de ella.
No necesitamos que regrese a tu blog esos que te tratan de poner todo tipo de membretes porque no te sumas a su manera de pensar>
Aljeti