jueves, 3 de febrero de 2011

-Actualización del blog.

-Arreglados estamos, se acabaron las IPs, acaban de ponerle en bandeja de plata a la dictadura la justificación para publicar en el Granma; ya verán como al estilo de días pasados con los impuestos, ahora llueven las malas noticias del fin del Internet y los problemas del agotamiento de las IPs.

Desde el anuncio de la próxima avalancha de licencias para ejercer el trabajo particular, el bodrio Granma comenzo a bombardear historias sobre hechos delictivos contra el erario público, los imapgos de impuestos y otros anexos en tierras allende los mares, incluso tomó cuerpo de noticia relevante en la primera portada; la amenaza disfrazada de advertencia, para quienes intenten evadir impuestos esta implícita; jamás le ha importado ese tópico a quienes hacen y deshacen a sus anchas por mas de 50 años.

De manera que ahora, aparte del parche puesto sobre las mejoras, no la ampliación del Internet con el cable que llega en febrero desde Venezuela, se ve reforzado por el amplio desconocimiento y la imposibilidad de acceso a este del pueblo cubano para comprender que el fin de las IPs no es el fin o el comienzo del fin de la Internet. Pero nada, de que van a usar la noticia, pónganle el cuño, como solía decir mi finada mamá.

-Y de noticias este también, o mejor expresado, de noticias mutiladas; el Granma, bodrio de la dictadura, publica la noticia de las elecciones de Haití, pero omite dolosamente la retirada a instancias de la OEA del candidato oficial; es común para todas las noticias de este mundo nuestro, luego que pasan por la censura oficial, lo que queda es como un guiñapo informe de la noticia que era. La confusión es mayor si se tiene en cuenta que en la publicación actualmente, se debaten dos poderes, el del morinauseabundo y el hermano sustituto, es facilmente distinguible cuando la peste viene de uno o de otro dictador; cada uno tiene su propia marca para heder.


-Cada vez es menor el dinero disponible para los cubanos, la lenta y constante caída hacia la miseria total es imparable, no importa cuantas o cuales "medidas", la pérdida total de credibilidad de este desgobierno, lo conduce inexorablemente a su fin. Lean el Granma y tendrán una idea clara de la debacle; las malas noticias, sólo son punta de iceberg, mientras las "buenas", no se la cree ni quien la publica; la indiferencia y falta de incentivo para trabajar, son el ingrediente principal y a perpetuidad de todas ellas, no importa si en el balance del diario por ese día, las "buenas" noticias superan a las malas, sin comillas. Todo ello me recuerda el cuento de las piedras... la buena noticia es que comeremos piedra y la mala... que no van a alcanzar para todos; por si, ya me hice a la idea de que comer hierba de la que crece en el valle o insectos de los que abundan, ultimadamente, al decir mejicano, me mantendrán con vida mientras llega la LIBERTAD.