jueves, 17 de abril de 2008

¿Alimentos vs. biocombustible?.

Básicamente, la enfermiza cruzada del sátrapa cubano contra EEUU, a la edad avanzada y con los achaques, no conoce límites, no tiene parangón. Baste con que los EEUU diga rojo y el automáticamente dirá cualquier otro color. Ver si no, la furibunda con cambio incluído, guerra contra los biocombustibles.
Este asunto, como muhcos, posee varias aristas, no muy bien claras; en otro post, comenté que más que el calentamiento global o cualquier otra amenza, la real, la venidera, era el problema alimentario; una de las incidencias fundamental, es el hecho real de la dificultad que constituye obtener productos de la tierra, al depender del clima, variable por naturaleza, constituye un imprevisto determinar si tendra éxito cosecha alguna, las plagas además, incluyen otro factor de imponderancia cuando se trata de preever el resultado final de lo invertido, pues como toda actividad humana, requiere una inversión, monetaria, de tiempo y esfuerzo físico personal. La falta de una mínima seguridad, ha obligado a los gobiernos a subsidiar de distintas maneras el trabajo agrícola, debido al riesgo de la inversión y la debacle que constituye una mala cosecha para el agricultor, las ma´quinas que pudieran y debieran humanizar el trabjao, son costosas a su vez, en fin, toda una serie de factores que hacen de la agricultura, un tema sensible con miras futuras. Es por ello, que posibilitar hacer esa esfera necesaria redituable, garantizaría a mediano y largo plazo la utilización extensiva con beneficios tanto para el uso como combustible, como para la alimentación, propiciaría el flujo de capital necesario para reanimar la agricultura en donde se ha perdido por causa principalmente de no ser rentable o propicia para la ganancia, objetivo este primario en un mundo interrelacionado económicamente. Sobre todo, cuando genética aplicada a la agricultura genera tantas preocupaciones y especulaciones contrarias, vendría la revalorización del producto agrario, a traer una reanimación beneficiosa para quienes cultivan la tierra.
Al ser el maíz, producto primario o básico en la alimentación, también la amteria prima de los biocombustibles básicamente, repotaría a mi parecer, más beneficios que los posibles perjuicios avizorados por personas en particular, sobre la base de especulaciones muy personales también.
En el caso personal del morinauseabundo dictador cubano, poca atención representa el criterio o la opinión de quien de una manera tan metódica derruccionó la agricultura cubana, autosustentable antes de que metiera su mano descalabradora, sus palabras, poco valor o ninguno reportan a quienes han tenido que sacar cuentas de costo, gananacia, inversión; la mente subsidiada financieramente toda su vida, solo resulta en números rojos; este maquivelo moderno de la economía, lo que toca, destruye.

2 comentarios:

Akinogal dijo...

Attention! See Please Here

Cubanita dijo...

Lo que diga el vejete en coma y comparasa con confianza lo podemos echar a la basura o usarlo para papel sanitario. Son analisis seniles pasaran a ser material humoristico cuando llegue su momento.