martes, 9 de abril de 2013

¿JURA DECIR LA VERDAD?

La cifra de espías cubanos capturados infraganti en Miami triplicó la cantidad de 5 que reconoce el gobierno cubano hoy; el resto, aparte de los 5 espías juzgados y condenados, coopero con las autoridades norteamericanas y fueron eximidos de culpa. El gobierno cubano ni los menciona, es vergonzoso.
El mecanismo de terror del régimen cubano se ha refinado con el paso de los años, su alcance tiene cotas increíbles; aun cuando el cubano escapa de la isla y va a  residir y vivir en el extranjero, la mayoría, por propia voluntad, valga la aclaración, siguen siendo rehenes del régimen cubano. Bajo distintas amenazas como la prohibición de reentrar a la isla que les vio nacer, molestar a sus familiares en Cuba, etc., les mantiene a raya allende los mares.
Ese mismo mecanismo lo ha empleado con éxito en el control e influencia en el personal diplomático trabajando en la isla y en otros destinos laborales; no es de extrañar la paradoja de que siendo el gobierno cubano de los mayores violadores de cuanto derecho humano o divino conoce y reconoce  la humanidad, se mantenga al margen en los informes sobre el tema a nivel de organismos internacionales.
Para entrar de lleno en el tema a tratar, aquellos cubanos de la isla que pretenden viajar a EEUU con el propósito de visitar o residir permanente en ese país, están en la mira de los secuaces del régimen.
Así, considero que el momento que transcurre entre la fecha de vuelo como paso final para los que se acogen al plan de refugiados que ofrece el gobierno de EEUU y la partida como tal, quienes emigran son presas codiciadas por la policía política (seguridad del estado); analicemos esto, no tiene gran sentido hacerles trabajar (espiar)a pocos días de salirse de todo lo que tenga que ver con la resistencia pacífica, a esas alturas los líderes toman las debidas precauciones, la oposición, como suelo decir, no tiene secretos sólo la necesaria discreción para desarrollar su labor pacífica en pro de los derechos ciudadanos, acción constantemente torpedeada por el régimen cubano; esa ventana de tiempo a partir de la otorgación de la visa, convierte a los opositores-refugiados que no tengan clara sus prioridades, en terreno fértil para el chantaje, la angustia de perder la oportunidad para huir de la isla desordena a muchos, entonces, ¿cuál es el interés?; mi explicación… de lograr la policía política sus aviesos propósitos, le facilitaría transcurrido el tiempo y dentro de un contexto propicio a sus propósitos, continuar el chantaje,  esta vez en EEUU, amenazando a la víctima con publicar su traición a los cuatro vientos.
Luego de dar vueltas a la solución del meollo anterior, propongo que se implante el uso del polígrafo a quienes deseen emigrar a EEUU desde Cuba. Es legal, justo, moral y agregaría que necesario, no se trata de desconfianza, con los tiempos que corren es una precaución mínima. Tan solo el anuncio, haría desestimar la traición a quienes han perdido el rumbo al final. Puede incluso efectuarse al azar, bien en Cuba o en EEUU. La pregunta clave o el pollo del arroz con pollo, la dejo como tarea a los sesudos, no es fácil aun cuando parezca lo contrario, sería, pienso, algo al estilo de “¿ha comunicado al gobierno cubano o sus designados información sobre sus actividades como miembro de la oposición?
Esta medida ayudaría a fortalecer la oposición en Cuba, que entre los chismes propalados por el gobierno y las naturales bajas por cobardía, ha tenido en ese frente una brecha.